Colapsados servicios de electricidad y transporte en las comunidades indígenas de Amazonas

Cada vez son más recurrentes las protestas de los indígenas por los problemas de los servicios públicos en sus comunidades.

Los constantes y prolongados cortes son los principales malestares, por la interrupción del servicio que suele prolongarse hasta por días. Cansados de tanto esperar, deciden trancar las carreteras nacionales o regionales que pasan por sus territorios para que las autoridades los atiendan.

Hasta mayo se han escenificado 3 protestas que tienen como causa fallas del servicio eléctrico en las 2 parroquias indígenas del municipio Atures, específicamente en las comunidades de Cerro Loro, Albarical y Pavoni, en la mayoría de los casos por averías de transformadores que dejan a toda la población sin servicio hasta por 15 días y un 1 mes.

Otra falla común en las comunidades indígenas es la rotura de guayas y la caída de los fusibles-tipo tabacos del tendido eléctrico. Estos casos son atendidos en pocos días por Corpoelec, a diferencia de las averías de transformadores.

En una reciente consulta realizada por investigadores de Kapé Kapé a personal de Corpoelec, se conoció que en el estado Amazonas no cuentan con suficientes transformadores para atender oportunamente todas las fallas que se presentan. La estatal tampoco cuenta con equipo de trabajo, ni suministro de gasolina para los camiones de las cuadrillas.

Hay que destacar que en algunas comunidades a las fallas eléctricas se le suma la afectación del suministro de agua, en aquellas donde tienen tanques elevados activos y la bomba de agua que lo llena necesita de electricidad para su funcionamiento.

Otro servicio que genera problemas a las comunidades es el trasporte, básicamente en lo referente al precio del pasaje que tienen que pagar para salir o entrar a sus comunidades hacia o desde Puerto Ayacucho.

Entre diciembre de 2022 y mayo 2023 el transporte colectivo hacia las comunidades ha tenido 2 aumentos, basados en una gaceta oficial nacional.

De acuerdo a lo expresado por Carmelo Sanó, director de vialidad y transporte de Atures, municipio capital de Amazonas, hasta zonas indígenas como Alto Carinagua, Payaraima Picatonal, Provincial y Pavoni, en la parroquia Parhueña o Puente Cataniapo, La Tortuga, Rueda, Kumewy, Platanillal, Provenir y Mirabal en la parroquia Platanillal, los indígenas deben pagar entre 10 y 25 bolívares.

Esta situación ha generado molestia en algunos indígenas, quienes además han manifestado su queja porque algunos son obligados a pagar en pesos colombianos.

En las comunidades de municipios del interior es más notable la carencia de servicios públicos. La red eléctrica solamente llega hasta Isla de Ratón, capital del municipio Autana, en el resto dependen solamente de plantas eléctricas cuyo tiempo de vida útil es limitado y además para su funcionamiento dependen del suministro de combustible por parte del gobierno, cuando se daña la planta o se acaba el diesel o la gasolina quedan a oscuras.

Sobre el transporte, desde el municipio Autana hacia el sur del estado Amazonas, dependen exclusivamente del transporte fluvial, en la mayoría de las comunidades cuentan con embarcaciones propias y el combustible para que estas funcionen muchos lo adquieren en Colombia.

Ocasionalmente para las zonas más alejadas e inhóspitas de la entidad se cuenta con los traslados que hacen vía aérea los militares.

Noticias Relacionadas